Árboles de categorías horriblemente largos

Árboles de categorías horriblemente largos

Un clásico son los árboles de categorías que no caben en la pantalla de tu ordenador. Los que quedan cortados. Esos. ¿Cómo va a encontrar algo el usuario que queda fuera de su pantalla y que desaparece al hacer scroll para abajo? Desaparece porque dejamos de hacer rollover sobre la sección principal que nos enseña lo que hay en esa sección.

Caso típico: webs de disfraces.


Por el contrario, ofrecer una selección y un botón “ver todos” es bien.


Incluso ofrecer una alternativa para el que los quiere ver todos podría ser, como hace Funidelia, poner todas las letras del abecedario, números y el “ver todas las categorías”.

Página sin resultados

No hay nada más triste que un payaso triste y fumando un Ducados. Bueno, sí, una página sin resultados.


Evitar siempre. Caca. Mal.

Homepage

No todos los usuarios entran por la home pero también es cierto que suele ser (muy raro sería que no) la página más visitada. Por lo que dirigir a los usuarios desde ahí a las secciones o fichas de producto sería un buen punto, ¿no?

Bien. Pues no sé muy bien cómo explicar esta homepage. Espero que no os duela la vista (con el resto de la web igual). Os presento a GatesNFences , una página en la que el botón de comprar va flotando por la página y te persigue.


Realmente, no es necesario ir a algo tan exagerado como GatesNFences (soñaréis con ella). Podemos pasarnos por la home de cualquier tienda online un poco grande y encontraremos tripimil slides, banners, productos destacados y demás. No dirige, confunde.

La regla de los 3 clics

No me extenderé mucho en este punto, básicamente deberíamos procurar que ningún producto esté a más de 3 clics de la home page. Más clics que eso hará que el usuario se pierda. Imaginemos tener que hacer 6 clics para llegar a un producto. No está bien.

Personalmente, creo en esa regla. A más clics, más frustración. Pero hay gente que ha llevado a cabo estudios desmitificándola. Bien. Me gustaría ver el mismo estudio (este es de 2003) en 2018 con móviles y 4G.

Más clics, menos paciencia

La verdad es que, mirando los datos de clientes, te das cuenta de que cuanto más cuesta encontrar un producto, peor es para las conversiones. Vamos a suponer que puedo encontrar algo rápido y tengo una paciencia con valor 100.
Si voy rápido y lo compro rápido, mi paciencia apenas se ha agotado.

Si, por el contrario, tengo una paciencia 100 y llevo 8 clics para encontrar algo que quiero comprar, mi paciencia se agota. Si a eso le sumo un proceso de compra largo o, algo peor, que encima ese producto no esté en stock, mi paciencia se agota del todo, cosa que puede influir en perder esa venta y, también, en que ese usuario no vuelva.

Aunque también es verdad que la regla de los 3 clics se ha convertido en una excusa para sacrificar la arquitectura de información. Que vale, que cuantos menos clics mejor, pero no por eso tenemos que tener un árbol de categorías que sea simplificado y confuso. Estoy bastante de acuerdo con el planteamiento que hace Chas Grundy y su 1-click-rule:

Every click or interaction should take the user closer to their goal while eliminating as much of the non-destination as possible.

En resumen, fulminar cualquier página o interacción que pueda ser un obstáculo para cumplir el objetivo del usuario:


Breadcrumbs

Uno de los recursos más fáciles de implementar y que mejor pueden situar al usuario dentro de nuestra página para que no se pierda y romper esa cadena de encontrabilidad son los breadcrumbs o migas de pan. Algunos sistemas de ecommerce se comen parte de la ruta de navegación y te ponen, por ejemplo, en una ficha de producto algo así:

Home > Ficha de producto sin las categorías y subcategorías Mal. Caca.

Ruta completa a todo: Home > Categoría > Subcategoría > Ficha de producto

Tesco lo hace muy bien:

Si un producto o una subcategoría tiene que estar en varias categorías, que esté

En ocasiones nos da mal rollo meter un producto en varias categorías o una subcategoría dentro de varias categorías. Principalmente por temas de SEO y tal.

Cierto, debería darnos mal rollo. Pero no olvidemos que el objetivo principal de la tienda online es vender y que podemos prevenir esos posibles errores SEO con otras técnicas (robots.txt, no indexs…). Por lo tanto, si un producto pertenece a varias categorías, no pasa nada. Lo importante es que tenga una categoría predeterminada y que solo genere una URL (y no varias según las categorías en las que esté).

A nivel de subcategorías, lo mismo. Podemos tener una misma subcategoría dentro de varias categorías, pero indexar solo la que nos interese. A las demás les metemos un no index y a tirar.

Productos accesorios o complementarios

Otra forma de fomentar la encontrabilidad de ciertos productos (y, de paso, de no romper la navegación del usuario) es ofrecer los productos accesorios o complementarios dentro de las fichas de producto. El típico “este producto va con este” que puede fomentarnos el upselling. A menudo, esos productos no tienen justificación para estar en una categoría o, simplemente, no sabemos en qué categoría meterlos. Pues esta es una buena solución.

No hay que extenderse mucho más en este punto, simplemente comentar que vale la pena hacerlo.

Listar los productos vistos recientemente

Más un método para no romper la navegación que algo que ayude a la encontrabilidad, pero bien es cierto que puede ayudarnos a seguir con el hilo navigacional del usuario y hacer que encuentre fácilmente esos productos que ya había consultado y que le resultan interesantes sin necesidad de tener que darle al botón “atrás” en el navegador.

Y hasta aquí la findability y discoverability enlazadas con temas de UX.

Cerramos este capítulo y seguimos con el proceso para hacer una arquitectura de la información bien alineada con SEO.

Del keyword research a la arquitectura de la información

Como ya sabemos, cada fase de viaje de consumidor queda delimitada por unas necesidades que se traducen en temas, tópicos o keywords.

Dichas palabras clave son las que, posteriormente, deberán servirnos para organizar la información a nivel de categorías, subcategorías y fichas de producto. Y también para las categorías y posts del blog de nuestra tienda online.

Lo que sí te voy a recomendar a hacerlo, no en base exclusivamente a volúmenes de búsqueda (que es lo que se suele hacer) y que acabes teniendo un planteamiento erróneo basado en “estas palabras clave son las que más tráfico potencial me pueden traer”.

Es decir, la idea de un keyword research no es buscar las palabras que más tráfico mensual tienen si no, al menos para mi:

● Buscar palabras de mid tail y long tail

● Buscar las palabras con una tendencia no estacional

● Buscar las palabras estacionales (para landing pages específicas como Black Friday, San Valentín, Navidad…)


Es importante ir a por las keywords de mid tail y de long tail porque suelen ser:

● Menos competidas

● Sumar más tráfico efectivo que las de head tail, debido a que al tener menos competencia, podremos tener más visibilidad SEO y más clics

● Más transaccionales

Head tail

“Harry Potter” sería una keyword de head tail que puede traernos tráfico a chorro a la sección de merchandising de Harry Potter de nuestra tienda friki. Pero también puede ser gente buscando información de los libros o de la serie sin intención de compra.

Mid tail

“Varitas Harry Potter” tiene menos tráfico y menos competencia, pero se acerca más a una keyword encarada a un tipo de producto y, por lo tanto, a una keyword más transaccional.

Long tail

“Comprar varitas de Harry Potter” es, claramente, un long tail. Tiene menos búsquedas, es una frase más larga y está 100% encarada a transacción. Si me preguntas con cuál de las 3 keywords comentadas me quedaría, claramente sería esta, pues mi objetivo es vender.

El keyword research en base al negocio

Lo ideal es que hagas el keyword research teniendo en cuenta la naturaleza del negocio. Si voy a vender merchandising de series y películas, lo suyo sería tener un primer nivel donde distinga los tipos de merchandising que vendo, un segundo con el subtipo de producto y un tercero con los productos.
Siguiendo con el ejemplo de la “camisetas frikis”, tendríamos (si usamos Ahrefs para el keyword research):


Así, tendríamos esta clasificación para la categoría de “Camisetas frikis”: